Cantares de boda

Letra y música: Tradicional Maranchón

En esta calle que entramos
tiran agua y salen rosas
y por eso la llamamos                      
la calle de las hermosas.

El Periquillo del gas                        
ha bajado a Maranchón,
ha pasado por la ñodra                     
y se ha quedado en Luzón.

Y se ha quedado en Luzón                
y se ha quedado en Luzón
porque dice que tenía                        
un chico de acarreador.

Bendita sea esta casa                         
y el albañil que la hizo,
que por dentro está la gloria              
y por fuera el paraíso.

Dieciséis mariposas                           
tiene mi mandil,
me las ha dibujado                             
la Juana  el Pitín.

Despídete niña hermosa                     
de la casa de tus padres,
que de ella soltera sales.

Y aquello, aquello
que tú me dabas
estaba bueno                                       
por la mañana,
por la mañana                                       
y al mediodía.
Dame la mano                                      
paloma mía.

Cuatro esquinas tiene el horno,             
cuatro  la carnicería,
cuatro esquinitas la cama                    
donde mi amante dormía.

El zapatito me aprieta,                        
la media me da calor
y el día que yo me case                      
para mí no sale el sol.

Qué cuesta tan penosica,                     
que al subirla me reviento,
pero tengo una morena                        
que me anima con su aliento.

Y eche usté y eche usté  y eche  usté  
anisillos en el delantal.
Y eche uste y eche usté y eche usté,    
allá van, alla van, alla van.

Portalico de la iglesia                          
¡A cuantos harás penar!
Unos por haber entrado                       
y otros por querer entrar.

Con el sí que dio la novia                    
a la puerta de la iglesia,
con el sí que dio la novia                     
entró libre y salió presa.

¡Viva la novia y el novio                       
y el cura que los casó,
el padrino y la madrina,                        
los convidados y yo!

Y aquello aquello…
Tanto que sabes coser                            
tanto que sabes bordar,
me has hecho unos pantalones
con la bragueta p´atrás.